Mar 9

Verdadero Amor

Pareja en un banco mirando el horizonte

Mi Amor,

Te escribo esta carta sabiendo que, cuando la leas, no estaré a tu lado. La escribo para decirte cuanto te he querido y cuanto te querré.

Darte las gracias por todo lo que has hecho sería a mi entender poca cosa. Me has dado la vida, desde el primer día que te conocí hasta este día fatídico en el que nos separaremos.

En estos últimos meses has estado a mi lado en los pocos momentos buenos que me dejaba la enfermedad y en todos los malos que han sido muchos. Me pregunto todavía como has aguantado. Me dices que es por Amor, porque me quieres. Yo lo único que de lo que estoy seguro es del dolor que has debido de resentir ante lo que consideras una injusticia.

Yo también lo considero como tal. Pero no de la misma manera que tú. Yo considero que es una injusticia ahora. Que, tras años de búsqueda de la felicidad, cuando al fin la encuentro, la vida nos da un (otro) revés.

Y vaya revés.

Meses de Quimio, operaciones, esperanza y desesperanza, médicos, medicinas, ambulancias y enfermeras. Un no parar de idas y vueltas que has tenido que compaginar con la educación de nuestros niños.

Vuelvo a repetirlo, decirte gracias es menospreciar el AMOR que nos ha hecho navegar juntos por las aguas calmas y tormentosas de la vida. AMOR que estoy orgulloso de haberlo compartido contigo. AMOR del que han salido nuestro más valioso tesoro.

AMOR, has estado ahí hasta el último momento y me has apoyado a mí y a nuestros hijos que veían como la enfermedad me debilitaba día a día. Y leyendo esto ahora estas sola, perdón, estas con nuestros hijos y yo ya he encauzado el último viaje a la espera que la creencia que es la nuestra, haga que nos unamos en un lugar mejor y más bello.

Mientras, vive, disfruta de la vida, disfruta de esa libertad que te he, te has impedido por amor y si no digo que me olvides, eso no me gustaría y al mismo tiempo quien soy yo para prohibirte nada, pon estos recuerdos en un cajón y permítete divertirte. Nuestros hijos te lo agradecerán.

Mi Amor, cuando te conocí no creía que te mereciera. Aún hoy no sé qué es lo que he hecho de bueno para merecerte, pero he sido la persona más feliz del mundo por tenerte a mi lado. Dicen que la enfermedad ya está en mi sangre, dicen que la radioterapia y la operación que me tienen que hacer mañana es la última oportunidad.

Si lees es que fue la última oportunidad.

Mi Amor,

Como dice la canción:


Je t’aimais je t’aime et je t’aimerai

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Mi Amor, …. – Los ojos se le empañaron. Lo abrazó – Mi Amor, la vida nos ha dado una prórroga.
Tenía que quedarse todavía un tiempo en el hospital, recuperarse de esa última operación. Los avances médicos le habían salvado, una vez más.
Besó a su mujer, la quería. Más aún desde que el tratamiento contra el linfoma no Hodgkin le había llevado por caminos que nunca desearía ni a su peor enemigo.
Su héroe, su amada, su Amor. Sin ella nunca hubiera podido con el trayecto impuesto por la enfermedad.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Linfoma no Hodgkin >> Más información

Je t’aimais je t’aime et je t’aimerai – Francis Cabrel >> Ver vídeo

About the Author:

1 comment

  1. El de NEo

    Jo, me vais hacer llorar…

Leave a Reply

*